Palabras Danzando en el Agua

Experiencias en Movimiento, by Marian Rios

PSICOLOGIA + COACHING

7 comentarios

No lo puedo ocultar, mi primer amor ha sido la psicología, empecé a estudiarla con 16 años, la elegí  antes que a cualquier pareja, antes que incluso apareciera en mi vida el amor por el viaje, el mar, las buenas conversaciones, las culturas, las reuniones con las amigas… antes que casi todo, elegí ser psicóloga.

Debo confesar que no sabía que era, pero lo elegí.  Lo que si se es que siempre me visualizaba escuchando y hablando con alguien, me intrigaba eso que llamaban mente, comportamiento, emociones, y que yo no me imaginaba como podía funcionar.  Sí, todo aquello tan esotérico, tan mágico, la psiquis, el alma humana, me intrigaba y me fascinaba.

En mi época de estudiante en la Universidad  de San Buenaventura en Medellín, me empezó a apasionar  Freud. ¿Cómo alguien puede escribir tantas cosas que pueden dar respuestas a mis preguntas?  A mis miedos, a mis fantasías  (bueno a casi todas… jiji).  Después descubrí que a Freud lo siguieron afortunadamente muchas más mentes brillantes, que continúan  puliendo el mosaico de mis preguntas, de mis fantasmas y de mis sueños.

Me gradué de psicología queriendo ser psicoanalista. Toda una calamidad, pues no tengo ni el cuerpo, ni la barba, ni la inteligencia de un psicoanalista, ni siquiera he podido fumar en mi vida… que fracaso…  Menos mal que me pude reinventar como a los 22 años y decidí que no quería encasillarme con ningún autor, ni con ninguna técnica.  Decidí  que simplemente quería seguir aprendiendo de las personas (de mis pacientes, de mis clientes, de los participantes de mis grupos),  y poco a poco conocer que pasaba en sus mentes y en sus vidas.

Y  este es el inicio de mis viajes  y de mis estudios de antropología. Y ha sido allí  en donde realmente he podido comprender  eso llamado SER HUMANO, así, en su totalidad, y no solamente centrarme en su comportamiento.   Empecé a comprender mejor a quien tenía adelante (a verlo realmente),  al  mirar y conocer  tanto a las comunidades indígenas y negras de mi país, como a  las tribus urbanas a las que yo misma pertenecía.  Y  con esta mirada de evolución permanente, de diversidad, de vida, me permití un ejercicio de la psicología más sencillo y satisfactorio,  basado en la curiosidad, la atención plena  y el amor por la gente y por mi trabajo.

Y después… mucho después, el  Coaching me encontró a mí.

En Colombia desde hace 8-10 años empezamos a oír en las empresas hablar de coaching y de su potencia en los equipos y en las personas.  En esta época trabajaba como consultora de RRHH y como formadora de habilidades de liderazgo a nivel individual y grupal.  En este entorno empresarial cada vez más, se consideraba al coaching y a sus técnicas, como un gran complemento  al ejercicio del psicólogo y del consultor organizacional.   Y obviamente al estar en este contexto, el paso natural fue hacer un curso de Coaching e iniciar el recorrido en este ámbito.

Desde el primer momento, me di cuenta que el Coaching  tomaba sus conocimientos de muchas disciplinas, especialmente de la filosofía, la psicología y el management, y esto ya me gustó. Escuché que el coaching ponía el enfoque en asuntos esenciales, como el potencial, el logro de los objetivos, el futuro y eso también me gustó.  Vi que al coaching llegaban personas de todas las profesiones e ideologías, y eso me gustó mucho más. Sentí  que se estaba iniciando una nueva profesión, y eso me encantó.

Lo que no me gustó es que muchos coaches (que no el coaching), negaran o no quisieran saber sobre  las fuentes en las que está inspirado, como si creyesen  que el coaching parte de una tabula rasa para crear por arte de magia sus principios y herramientas.  Encontrándome además con una  necesidad  de diferenciarse de la psicología desde unos argumentos anquilosados, resaltando solo el foco en la patología, en el trauma y la cura de la psicología.

Y esta molestia inicial, se convirtió en la oportunidad para volver a la psicología y re-descubrir  tendencias, qué son grandes aportes al  coaching y a los procesos de desarrollo humano, como por ejemplo  a Seligman y su psicología positiva; Roger poniendo a la persona en el centro; la Gestalt con su Aquí y Ahora; Reich y Lowen con su foco en lo corporal; Erickson con su psicoterapia creativa, los avances  en la comunicación con Paul Watzlawick y Gregory Bateson, la terapia cognitiva con el descubrimiento guiado o la asignación de tareas concretas; y una infinidad  de etcéteras que no puedo abarcar, pero que si desean podemos seguir complementando en los comentarios.

Y para terminar, quiero resaltar:

1. Que la Psicología sigue mi gran pasión, que me encanta cómo ha evolucionado a nivel teórico y metodológico, dando respuestas a un nuevo mundo y a un nuevo ser humano.  Que su amplio constructo teórico enriquece muchas otras disciplinas como la biología, y a otras profesiones como el Coaching.

2. Que el Coaching ya se ganó el derecho a ser  una nueva profesión. Que los coaches de todas las tendencias  y campos de acción, tienen el derecho y el deber de saberse fundadores de  algo nuevo y muy potente.

3. Que a la final no importa lo que sepamos, ni siquiera de donde viene esto que sabemos,  importa lo que sintamos, lo que reflexionemos y lo que hagamos con estas cosas que estudiamos y sabemos.

4. Y que por esto prefiero llamarme Facilitadora de Procesos de Transformación porque allí está mi psicología, mi antropología, mi coaching y todas las cositas que he aprendido en mi recorrido de vida. Que amo estar al servicio de la gente, y que es esto lo que quiero hacer toda la vida.

También quiero dejarles un resumen de la Ponencia de Coaching y Psicología que hice en marzo en la Facultad de Psicología de  Universidad Católica de Oriente-UCO  (Colombia)

coaching

Anuncios

7 pensamientos en “PSICOLOGIA + COACHING

  1. Hola Marian, es muy interesante lo que escribes arriba. Tienes razón, lo ideal es conjugar y proyectar todo lo que has adquirido con tu experiencia. Que bueno que la psicologia ha evolucionado, ya no debemos quedarnos en la patologia, en el sintoma, debemos potenciar todo lo positivo de las personas, eso es mas productivo.

    Abrazos, Adriana.

    • Hola Adriana,
      Si, las profesiones, las disciplinas, la ciencia, la tecnología evolucionan con el mundo.
      En lo particular la Piscología y el Coaching deben estar al servicio de las personas y de este mundo en el que vivimos.

      Gracias por tu comentario y bienvenida por aquí

  2. Querida Marian,
    ahora sí, he leído la primera parte.
    Cuanto viaje detrás de la preciosa definición “facilitadora de procesos de transformación”!. Me llega como una invitación a afinar mi definición, recorriendo los sustratos que la forman.
    Besazos

    Elena Iborra

    • Querida Elena,
      Gracias por tu lectura y por dejarte invitar por ella. Y al fin y al cabo más que la definición, lo que importa es como nos sentimos y los recorridos que vamos haciendo en la vida, no?
      besos

  3. Maria
    No encuentro mejor definición de lo que para ti es ser Facilitadora de procesos de transformación …….todo lo que la vida te ha brindado en las diferentes cosas que has hecho (que son muchas) es lo que necesariamente te permite ser y sentir eso. Bien por ti y por todos a los que nos has impactado de una u otra forma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s