Palabras Danzando en el Agua

Experiencias en Movimiento, by Marian Rios

Conversaciones…entre mujeres

10 comentarios

Una de las cosas que más me aporta vitalidad y que más me alegra la vida es conversar con mis amigas. Estoy hablando de esas conversaciones en donde el tiempo no existe y en donde se crea un espacio “sagrado” en el cual hay un interés auténtico de saber de la otra persona y permitir que la otra persona sepa de ti.

Un espacio en que no existe una conciencia de sí, porque estás en una construcción permanente de algo que te trasciende, de algo que no pertenece a nadie y que a la vez es lo único que te puede sostener y repararlo todo.

He querido escribir este post, porque en los últimos días, he tenido maravillosas conversaciones con mis amigas, encuentros pre vacaciones, pre-proyectos…tranquilos y sentidos que me han realimentado y han permitido que afloren en mi, emociones intensas, recuerdos inspiradores, proyectos interesantes y reflexiones poderosas.

Dentro de esos recuerdos, pienso en mi abuela y en mi madre, las dos mujeres que me han enseñado a conversar de la manera más sencilla, arquetípica y tradicional posible. Ellas nunca me hablaron sobre la conversación o la comunicación, ni sobre la importancia del lenguaje… pero si me enseñaron a tejer.

Con cada una de ellas aprendí diferentes maravillas que se podían hacer con las agujas y el hilo. Y aprendí que lo más importante de este tejido que se va construyendo puntada a puntada, no es el objeto final que se crea, sino que lo mas importante son las palabras, los pensamientos y las experiencias que se instalan en él.

En mi caso, éste ha sido el inicio de sentir la magia de las conversaciones y de los diálogos auténticos, que enriquecen el alma y permiten regresar a casa con la sensación de libertad y de pertenencia.

Y por esto no me extraña que desde la biología, la antropología, la psicología se hable tanto de la comunicación, la escucha, el lenguaje, como algo fundamental en el ser humano. Traigo a mi biólogo preferido Humberto Maturana, “quien usa la palabra lenguajear para enfatizar el carácter dinámico relacional del lenguaje, y usa el término conversación para referirse al entrelazamiento de las coordinaciones de coordinaciones conductuales consensuales y las emociones que ocurre al vivir juntos en el lenguaje” (Maturana, En: Ruiz,2000)

Uffff no se preocupen si no le entienden a Maturana, que lo único que quería decir, que ya lo sabian mi madre y mi abuela, es que la conversación es un “tejido” de emociones, pensamientos y acciones que construye vínculos y relaciones entre las personas.

Fantástico. Pues yo lo único que quiero es continuar conversando con mis amigas y amigos y posibilitar re-construirme y re-crearme en un tejido  lleno de sentido y de vida.

Y ahora que por este lado del planeta nos vamos todos y todas de vacaciones:

¿que tipo de conversaciones quieres tener?

¿que quieres obtener de tus conversaciones  mágicas?

¿con quién (es)  tienes conversaciones pendientes?

Para despedirme les dejo un fragmento de una de las tantas conversaciones poderosas que he tenido. La tuve hace un par de años con mi hermana (copiada de mi chat) y que fue el inicio de su interesante tesis de maestría, y aunque las cosas han cambiado un poco desde esta oportunidad, me encanta ver como de conversaciones simples, pueden salir grandes cosas:

Ella: Quiero trabajar mi investigación sobre la mujer “sola”, y la soledad como factor de riesgo. Pues veo la soledad en las mujeres como un síntoma contemporáneo.
Yo: Ummmm, interesante por lo que nos toca en lo personal.
Ella: Sobre todo en mujeres como nosotras que a pesar de tener “todas” las condiciones de éxito, aparece la soledad como un factor de vulnerabilidad.
Yo: Factor de riesgo de que? Tengo objeciones
Ella: Cuáles?
Yo: Primero: Yo soy muy feliz… y en estos momentos he decido estar sola (después no se). Segundo: No es garantía de nada (ni de la felicidad ni de éxito) estar casado… mal o bien casado. Tercero: Hay personas que deciden estar solas, y esto no parece ser un problema para ellas, ni un factor de vulnerabilidad a nada.
Ella: Estoy de acuerdo con eso, pero en los últimos años la mayoría de consulta de mujeres que he atendido lo hacen por soledad: mujeres angustiadas por su soledad.
Yo: También pienso que estar “sola” es triste, pero sola sin amigos, sin pasiones, sin proyectos. Esto es otro tipo de soledad.
Ella: Podría hacer un estudio de los perfiles cognitivos de esas mujeres que ven la soledad como una fortaleza, y que son muy felices… como nosotras
Yo: Capto tu pregunta de investigación, y la verdad me gusta, porque lo pones en positivo. Es no verlo como problema, es verlo como una decisión y como esa decisión es tomada desde la libertad.
Ella: Pero ahí está la cosas, ¿Qué tiene estas las mujeres que lo asumen como una decisión y qué tienen las que lo asumen como una patología?

La tesis “fruto” de esta conversación y de 2 años de trabajo de mi hermana, la pueden ver aquí: “Relación entre percepción de soledad y factores como apoyo social, autoestima y rasgos de personalidad, en mujeres sin relación de pareja estable”

Me interesa resaltar que con este post no quiero dejar afuera la importancia de las conversaciones con mis amigos hombres y con mi pareja, simplemente es un guiño a mis grandes amigas y a todas las mujeres de mi familia. 

Gracias,

Marian Ríos

____________________________________________________

Referencias:

  • Ruiz, Alfredo. Las Contribuciones de Humberto Maturana a las Ciencias de la Complejidad y la Psicología. Recuperado de: http://www.inteco.cl/articulos/005/doc_esp4.htm
  • Ríos, Paula. 2011.  Relación entre percepción de soledad y factores como apoyo social, autoestima y rasgos de personalidad, en mujeres sin relación de pareja estable. Universidad de San Buenaventura. Medellín. Colombia
Anuncios

10 pensamientos en “Conversaciones…entre mujeres

  1. Maria, me encanta tu nueva publicación y no sólo porque me referencias en ella, sino por el tema que tratas. Y comparto con vos la importancia y vitalidad de las conversaciones entre todas las personas, pero sobre todo la riqueza de las conversaciones entre mujeres. Son conversaciones y encuentros muy emocionales, relajantes y transparentes. Siempre que sea posible tener estas conversaciones hay que hacerlo, pues las amigas son una gran energía concentrada, y sus palabras y las nuestras crean mundos relacionales muy fuertes y saludables.
    Con relación a tus preguntas, te respondo que si, y solo si quiero tener conversaciones de valor, de crecimiento y de aprendizaje. De esas conversaciones quiero enseñanzas y vivencias simples o trascendentales, de risas o de llanto, pero sobre todo quiero conversaciones llenas de verdades, de afecto, de respeto y de asombro.
    Y si, tengo varias conversaciones pendientes, con mi madre, con vos, con varias amigas que me acompañan por el tiempo, y por la vida; y con aquellas amigas que aún no,lo son pero que estan compartiendome sus experiecnias.

  2. Ahhh y se me olvidaba, con mi madre y mis abuelas aprendimos no solo a tejer, sino a hornear galletas, buñuelos y arepas de chocolo, actividades todas que se hacen a base de harina, matequilla, leche, sal, azucar, chocolo, risas, temas del dia, historias personales y todo lo grande que nos han legado estas 3 mujeres maravillosas que han pasado por nuestras vidas.

  3. Marian, que te digo… me gusta mucho tu forma de plasmar cada tema, este en especial me toca, porque yo también he elegido estar “sola ” y soy plenamente feliz con mi trabajo, familia, con todo lo que me rodea. Me gusta el trabajo de Paula, una de mis psicologas favoritas, tambien la admiro mucho, voy a tener el gusto de leerlo.

  4. Gracias Adriana,
    Disfruta de la lectura y del poder de las conversaciones

  5. Ahora mas que nunca soy conciente de que me siento muy afortunada de ser como soy, cada día que pasa soy mas feliz y hago mas felices a las personas que me rodean por lo menos a unas cuantas, a las que me piden consejo y se dejan ayudar por mi, a diario e intento hacer las cosas por amor y felicidad hacia ellos, esta sensacion inunda en mi interior y expande el corazón, hacia afuera, tengo ganas de contagiar a los demás seres, de dicha y gratitud, por que ellos están allí. Antepongo el amor a mis debilidades y sano mis enfermedades con el arte la creatividad mia y más aún con la de los demás. Adoro a mis amigas, amigos, a mi gran compañero que se cruzó en mi trayecto, a mi gata y a todo lo que viene…
    Felicidades Marian lo trascendente comienza a barajar nuevas cartas; ya empezamos a ser conscientes de que somos!

  6. De eso se trata de esas grandes mujeres que nos acompañan en la vida, que casi pasan desapercibidas por que con sus consejos, sus risas, sus lloros, sus silencios, … se han instalado de forma natural en un pedacito de nuestro corazón . De esta manera nos hacen crecer, reir, llorar, callar… con ellas. Gracias Marian Rios por haber escrito este artículo e incluirnos a todas. Mua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s